Tipos de apuestas: de la simple a la de sistema

A la hora de apostar, debes tener en cuenta que hay varios tipos de apuestas. A medida que aumenta la dificultad del pronóstico, también se incrementa la cantidad de dinero que puedes llevarte.

Y es que sería injusto que una persona apostase 10 € a la victoria del Real Madrid y se llevase el mismo premio que otra que apuesta la misma cantidad por los madridistas pero también por el Atlético de Madrid y el Liverpool.

Las casas de apuestas lo saben, y por ello hay múltiples opciones para realizar nuestros pronósticos deportivos, siendo aquí muy importante buscar el punto intermedio entre riesgo y beneficio.

Cada apuesta es un mundo. Por este motivo, has de aprender a utilizar cada tipo para efectuarla de la mejor manera posible. De este modo, acertar una apuesta no solo dependerá de la suerte, sino también de tus conocimientos.

Tipos de pronósticos deportivos

Mientras que los mercados que ofrecen las casas de apuestas van expandiéndose y variando, los tipos de apuestas generalmente se mantienen fijos y suelen ser parecidos en todas las bookies.

Tanto para apuestas online como en máquina, tus posibilidades son las apuestas simples, las apuestas combinadas y las apuestas de sistema (las más complejas y menos utilizadas).

Apuesta simple

Tal y como indica su propio nombre, este tipo de pronóstico es el más sencillo. Simplemente se trata de escoger un solo encuentro y apostar a cualquier mercado, sin combinarlo con ningún otro evento.

Recuerda que es importante no confundir una apuesta simple con acertar un resultado. Hacer una apuesta solamente a los goles que va a haber en un partido sería una simple, pero en ningún caso se refiere al posible vencedor.

Tomando, por ejemplo, un partido entre el Valencia y el Villarreal, apostamos 10 € a la victoria simple de los locales a cuota 2.35, obteniendo unas ganancias potenciales de 23,50 €, a los que habría que restarle los 10 € que se han invertido.

De este modo, nos quedaríamos con un beneficio de 13,50 € habiendo puesto en riesgo 10 € y para un pronóstico que a priori no es nada sencillo. Aparentemente, no merece la pena, ¿verdad?

Este es el problema de este tipo de pronósticos, los cuales no resultan tan rentables, ya que se obtienen unos beneficios más pequeños de los que, en principio, pensábamos obtener.

Y entonces, ¿por qué muchas personas, sobre todo tipsters, prefieren hacer apuestas simples? Por el sencillo motivo de que, si quieres ganar dinero, debe ser a largo plazo, nunca a corto plazo con cuotas gigantes.

El tipster, o recomendador de apuestas, cree que la manera de obtener beneficio es a largo plazo mediante apuestas simples, midiendo el stake (cantidad de dinero que destinamos a cada pronóstico atendiendo a la confianza y probabilidades). Generalmente, dedicando también grandes cantidades a cada apuesta (siempre y cuando puedas permitirte perderlo).

Dentro de los pronósticos simples, se encuentran también los over/under, que no son ni más ni menos que apostar a si va a ocurrir algo más o menos veces (por ejemplo, goles). El caso más popular es el over/under 2,5 goles, el cual supone pronosticar a si va a haber tres goles o más en un encuentro o, por el contrario, dos o menos. Sin embargo, también se puede apostar a una línea mayor o menor, como 3,5 goles o 1,5.

Aunque esta apuesta sea muy popular entre los jugadores, también está cobrando importancia pronosticar el número de tarjetas (atendiendo a cómo es el árbitro y cómo se prevé el partido) y apostar a los córners, analizando en este caso cómo puede darse el partido y comparando las estadísticas de los equipos en sus partidos previos.

En resumen, las simples son más propias de apostadores veteranos y expertos, pues la mayoría de personas novatas en el mundo de los pronósticos tiende a hacer combinadas con una cuota alta y apostando cantidades mínimas, ya que piensan que es la forma más rápida de ganar dinero fácil y sin invertir mucho dinero. Sin embargo, debes saber que las probabilidades de acertar apuestas así son mínimas.

Apuestas combinadas

Las combinadas son las más utilizadas en el mundo de las apuestas, especialmente por los que empiezan en el sector. También son las favoritas de las propias bookies, porque, más allá de arruinarles teniendo que dar grandes premios a cambio de poco dinero invertido, son muchos los millones de euros que recolectan.

Esto se debe a que son muy complicadas de acertar y, euro a euro de millones de apostadores, suma mucho para las casas.

Se basan en formar una combinación con pronósticos simples hasta obtener una apuesta conjuntando varios eventos, donde las cuotas se van multiplicando y dan una ganancia potencial mucho mayor. No obstante, no olvides que, a su vez, las probabilidades de acertar son menores, porque tienen que darse absolutamente todos los resultados.

El caso de antes, la victoria del Real Madrid, Atlético de Madrid y Liverpool, supondría una apuesta combinada: el beneficio es mucho mayor, pero hay que tener en cuenta que deben vencer tus tres equipos seleccionados; si uno de ellos empata o pierde, tu pronóstico se esfuma.

Uno de los errores más típicos, especialmente en jugadores con poca experiencia y otros no tan nuevos pero que pierden los nervios en momentos puntuales, es el de recurrir a bankers o cuotas pequeñas, dando por hecho que todas se van a cumplir. Por ejemplo, hacer una apuesta combinando elementos «seguros» como la victoria del Barcelona en casa contra un rival más débil y el triunfo de Rafa Nadal a cuota 1.08.

Aunque en teoría esos pronósticos deben ser acertados, todas las semanas pincha alguno de esos equipos o deportistas que son terriblemente favoritos. También es frecuente ver cómo algunos apostadores hacen una combinada con pronósticos a cuotas decentes y con sentido, y luego, por querer aumentar la cuota, eligen algún banker sin haber estudiado el evento previamente, solamente porque debe ganar por su favoritismo.

Una equivocación como esa puede hacer que tu combinada, que has elaborado estudiando bien los mercados y cogiendo cuotas con valor, se pierda en un segundo por cometer un error de novato pecando de avaricia.

No obstante, hay que decir que esos favoritos lo más probable es que se acaben acertando y son igual de válidos que los demás, aunque no debes recurrir a ellos por el hecho de agrandar la cuota.

Dentro de las combinadas, también destaca la opción de «crear apuesta«, algo novedoso y que solo unas pocas casas de apuestas, tales como Betway, pueden ofrecerte. Se trata de diseñar una apuesta combinada dentro de una simple. Por ejemplo, apostar a que el Real Madrid vence, que hay +2,5 goles y que ambos equipos anotan.

Esta posibilidad es muy buena, ya que puedes hacer tu propia apuesta y la bookie nos ofrece una cuota para todo lo que escojas. Del mismo modo, apostar por una victoria con empate no válido dentro de una combinada es una opción atractiva porque, en caso de empatar, el pronóstico es como si desapareciese de la combinada, por lo que el resto de eventos siguen contando.

Apuestas de sistema

Esta modalidad es la más compleja pero, al fin y al cabo, no deja de ser una evolución de las dos anteriores. Se trata simplemente de seleccionar un mínimo de tres pronósticos y que estos se combinen entre sí. Puedes crear varias apuestas independientes; la diferencia con las combinadas es que no es necesario acertar todas. Por eso mismo, te recomendamos apostar una cantidad mayor.

Por ejemplo, si seleccionas al Real Madrid, al Barcelona y al Valencia, puedes efectuar una apuesta de sistema trixie en la que se harán tres apuestas dobles (Real Madrid + Barcelona, Real Madrid + Valencia y Barcelona + Valencia) y una apuesta triple con estos tres pronósticos.

Como ya te hemos comentado, este tipo de pronósticos no suelen ser muy utilizados, aunque pueden resultar una opción muy buena si decides apostar a varios partidos y deseas cubrirnos las espaldas de cierto modo. Es lo más parecido a la tradicional quiniela española, donde seleccionas varios eventos y, aun fallando alguno de ellos, optas a beneficios.

Dentro de las apuestas combinadas, hay muchas más opciones, como la patent, que es similar a la trixie, pero en esta primera se forman siete apuestas (las de la trixie más los tres pronósticos a modo individual).

E igual que estas, hay muchas variantes hasta llegar a la goliath, donde, con ocho pronósticos, formamos hasta 247 apuestas diferentes (aquí hay que invertir mucho dinero, ya que van a salir muchas combinaciones).

En conclusión, ganar dinero con las apuestas es tarea complicada, pero es vital que tengas todos estos conceptos claros si quieres optar a posibilidades reales de obtener beneficio en este mundo.

Porque sí que hay personas que se han llevado mucho dinero con estos tipos de apuestas invirtiendo tan solo un euro o dos, pero esto puede llevarte a pensar que las apuestas pueden suponer dinero fácil y rápido, aunque la realidad nos dice que esto es sumamente complicado.

Deja un comentario